El Noviazgo

6 agosto, 2018 1 Por administrador
Compartir en:

El noviazgo es la etapa en donde precisamente se puede conocer mucho mas profundamente al otro, esta etapa de la vida, debe vivirse con el conocimiento de que puede o no ser permanente, es el momento donde puede ver si se es compatible el uno con el otro, y donde si esas palabras “para toda la vida” podrán ser llevadas a cabo.

Saltarse etapas es el peor error que puede llevar a cabo una pareja, ya que es como si un niño que no sabe aún caminar, quisiera de repente ponerse a correr o brincar.

Por eso mas allá de las situaciones de las mieles que se vivirán en el noviazgo, se suscitaran también diferencias que los llevará a enemistarse temporalmente. estas situaciones deben vivirse en la pareja, ya que son fundamentales para ir “puliendo” los roces entre dos seres que son diferentes pero que buscan unirse en una sola persona.

De echo en este tiempo de convivencia, se descubrirán poco a poco uno al otro, conocerán sus aspectos buenos, los no tan buenos y posiblemente los malos aspectos del otro.

Realmente son muy pocos los noviazgos que, si siguen las lógicas del mismo, terminan en un Matrimonio en la actualidad, ya que muchas parejas solo buscan vivir la banalidad de la vida y no la búsqueda de un ser que se acople a uno y viceversa.

Si bien es cierto que el amor lo puede todo, en principio debo descubrir si en verdad es amor o simplemente atracción.

En el amor, se busca dar todo de si para el bienestar del otro, y esto comienza en el noviazgo y seguirá en el Matrimonio para toda la vida, en la atracción solo se buscará una comodidad personal, que puede dar también algo de si al otro, pero esto será en menor medida, ya que el YO estará en primer lugar.

Por eso es importante disfrutar cada momento de felicidad, pero también aprender a escuchar e irse preguntando si lo que se escucha es correcto o no, si es lo que deseo para mi vida futura en conjunto o no, esta claridad en la relación con el otro irá marcando el destino de ambos.

Aquí no se trata de ver solo lo malo, sino también lo bueno que hay en el otro y que puede beneficiarnos a ambos en una vida futura si llegara a concretarse.

Si un noviazgo se basa solo en lo superfluo, es decir, presencia física, palabras bonitas, relaciones sexuales, ect., definitivamente no es noviazgo

Cabe destacar en este punto, aunque uno pueda parecer antiguo, que en el noviazgo católico no debe haber relaciones sexuales, ya que esto es considerado puro únicamente dentro del Matrimonio.

El noviazgo es la etapa de la vida, en la cuál si hay verdadero amor, debe aprenderse a ceder el yo por el nosotros, donde deben dejarse fuera todos los egoísmos, donde lo mejor de cada uno se de al otro, pero esto es válido para ambos lados.

No puede existir una pareja de novios felices donde solo uno de los dos aporta lo mejor de si y el otro no da nada, eso definitivamente no es noviazgo, es comodidad de uno mas incomodidad del otro.

Dios en nuestro libre albedrío nos da la oportunidad de elegir un camino a seguir, está en cada uno de nosotros saber si ese camino elegido es el correcto y el cuál sin duda recorreremos juntos.

Muchas veces después de un tiempo de noviazgo se pueden descubrir distintas situaciones en la otra persona que nos provoca rechazo, como por ejemplo el alcoholismo, de hecho en lo personal me ha tocado conocer a personas que han vivido esta situación y que erróneamente pensaron que ya que se casarían esta o estas situaciones incómodas cambiarían, ciertamente esto no ocurrirá salvo que ocurra algunas de estas situaciones:

1 Una conversión personal
2 Decisión propia de un cambio por bien del otro
3 Amor profundo y sincero por la otra persona

Lógicamente es la persona que está viviendo estas situaciones la que debe ver estos puntos para bienestar de ambos.

Si estos puntos no son tomados en cuenta, esa pareja no dejará de sufrir y estas situaciones como los vicios, viciaran esa relación constantemente y serán obstáculos de permanente discusión en la pareja,  que les impedirá una buena relación en busca de la felicidad futura.

Precisamente, como mencionamos al inicio de este tema, el noviazgo es una etapa de conocimiento, para poder decidir si es el hombre/mujer de mi vida, si en esta etapa no proceden los cambios necesarios para que cada uno deje de ser yo, esos cambios no se darán mas adelante.

El amor no se termina, si se incurre en esta excusa, simplemente nunca hubo amor, el amor no se recarga en una tienda de conveniencia como si fuera un celular, aquí la cosa es simple, hay o no hay amor, todo lo demás son excusas o mentiras.

También es importante tener en cuenta, un noviazgo puede tener distintas situaciones dolosas o de rencillas, es parte del conocimiento mutuo, de descubrir las perfecciones e imperfecciones del otro, pero no debe ser una tortura permanente, ni para uno, ni para los dos, si esto es así, entonces no es un noviazgo es buscar a alguien en donde descargar las iras y fracasos de las distintas situaciones de la vida.

El noviazgo debe ser cauteloso para no repetir errores de mi vida en la de ambos, sino por el contrario, aprender de mis errores para no repetirlos, sabiendo que los errores cometidos ha impedido mi felicidad hasta hoy, por consiguiente debemos buscar que todas las situaciones sean limadas para el bien futuro de ambos y la felicidad constante.

Tenemos que tener presente, que todo lo que hoy no logremos aclarar nos traerán dificultades futuras.

En el noviazgo no existe un contrato aún, solo una promesa, por consiguiente si no se sabe respetar una promesa de palabra, menos se sabrá respetar una promesa escrita.

TAREA:

Leer y debatir entre ambos y aplicarlo a la relación actual el siguiente pasaje Bíblico

1 Corintios Capitulo 13 Versículos del 1 al 13

Dios les bendiga y de un noviazgo que ayude a crecer en Santidad
Hector Javier Ils